Saltar al contenido.

Flor de luna


Nada es como antes. Sin embargo; debajo de esos fatigados párpados… todavía aquel niño meciéndose en un columpio. Dentro de ojos grisáceos, callados nubarrones Lluviosos días sobre mares y arroyos.

Azul cielo, cometas fugaces… tambores vibrantes al sol, rítmicas voces Nuestros ancestros. Un circulo alrededor del fuego, ágiles pies y brazos. Danza del viento.

Rocas talladas, minuciosos artesanos. Tigres prisioneros en cuadros. Pendientes de mármol y oro. Coloridos bolsos, plumajes metálicos de pájaros.

Eclipses naranjas. Estrellas perdiéndose al caer el rocío. Niebla boscosa. El ir y venir, ruedas deformes. El primer sincelejo. La Sombra del viento. Hojas entretejidas a los pies de pinos. El taladrar de carpinteros.

¡Injusto tiempo, sin pronunciar una palabra Poco a poco te llevas a los hombres! De nada sirve esta habitación La pequeña jirafa de barro, elefantes pintados a mano. El candil navegante de lugares lejanos.

La silla de madera El azulejo. Espejos finos, el comedor de caoba. Los adornos de cedro, Atrapasueños geométricos.

Quizá por eso, inconscientemente elevo mi mirada al firmamento. Porque en el quedan sembrados recuerdos. Cada huella, caminos recorridos.

Flor de luna… Cada pensamiento agitándose en mí, se agita también en corazones de poetas.

Y algunas veces cuando despierto, observo al río Y mi mirada se pierde recorriendo esta montaña… saltando de roca en roca.

Difícilmente podría silenciar este sentimiento, sentirme simple hoja… tallo atado a una delgada enredadera.

Figurar sólo en tal evolución: Un brazo a la izquierda, otro más a la derecha. Siempre encadenado a la tierra.

Con esa sensación viviente de no pertenecer aquí, contemplando cosas en el vaivén de la vida.

Enamorarse por primera vez; sufrir de incapacidad No perseguir libélulas aventuras.

Y no saltar de ventisca en ventisca, envolver en mi puño a una nebulosa. Desdichado, no besar tus labios… Flor de luna.

Tal vez una hoja seca está más viva. Y quizá la muerte, no venga con el desprendimiento de tallos que aprisionan.

Flor de luna… Casi siempre mi mirada de hoja en hoja Rodante cuesta arriba, buscando al fuerte viento para volar Divagar de copa en copa.

¡Me niego a ser solamente de esta montaña! Anclado a esta delgada enredadera.

¡Ser! Verdosa hoja, tallo que envejece de primavera en primavera. Carente de libertad… viviendo así; agonizante sin esperanza.

La actividad superior en el juego de la vida… es la del espíritu. Faltando el espíritu, no existe vida.

Autho®️ Angel <<J>> Voset

Photography by Pinterest and fine Artamerica

14 Comentarios »

  1. Los recuerdos se esconden en el cielo,
    sensaciones mecidas por el viento,
    aromas de infancia sin contaminar,
    la vida que fluye por cauces inquietos,
    intentando escapar de la realidad
    para sumergirse en aquel tiempo
    de tierna y sincera ingenuidad…
    Muy bonito, tus reflexiones son muy sugerentes, llegan muy dentro.
    Abrazos.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: