Saltar al contenido.

Manchas de tigre


Fui torrentes —Ahora voz clemente, de ríos dolor… deteniendo el cauce por culpa de hombres.

Llanto de arboledas, desérticos valles… lágrimas en oposición al avance de cólones.

Soledad, exilio de aves y tigres. Cenizas de hierba y caminos de serpiente. Recuerdo de flores campestres.

Extinto silbido. Aleteo de gorriones. Viento elocuentelluvia apacible.

¡Soy aquí… búhos de ojos tristes! —sin refugio; vagabundo canto sin horizonte .

Fui manchas de tigre. Hoycalcinada piel de tierra. Desgastada montaña sin nombre.

También ayer —arpa de grillos, de luciérnaga semblante. Ahora: niños, mujeres, hombres sin capa y espada para defenderse.

Fui manchas de tigre, soy atropello que el mundo esconde.

Hoy; en este instante… el sentimiento que carcome. Sin saber adónde ir La sombra del viento, sin rumbo; sur o norte.


Todos los espíritus pueden convertirse en hombres, pocos hombres pueden convertirse de nuevo en espíritus.


Copyright © Angel Voset

SERES QUE HAN VENIDO COMO YO, TE HAN DICHO:

¡Vuelve a tu origen! Mantén el amor bien en alto, pero tú has sido sordo, pues has perdido el sentido y el oído para tales palabras.

Tenías la opción entre la elevación de Nietzsche al superhombre y la degradación hitleriana. Y gristaste ¡Sí, sí… degradación!

Tenías la opción entre la constitución auténtica de Lenin y la dictadura de Stalin. Elegiste la dictadura.

Siempre has tenido la opción entre la regeneración elaborada de Freud o la enfermedad y adaptación a la cultura. Olvidaste la teoría de Freud.

Tenías la opción entre crucificar y no crucificar a Jesús, y le crucificaste para ocultar el camino.

Tenías la opción entre el reconocimiento de Marx [—una forma que crea los valores de los bienes] y la idea del estado. Elegiste la idea del estado.

En la revolución francesa tenías la opción entre el cruel Robespierre y el gran Danton. Elegiste la crueldad y mandaste la grandeza, y bondad a la guillotina.

Tenías la opción entre la verdad de Galileo y la muerte, le torturaste a Galileo, cuyos descubrimientos usufructúas hoy; aún siendo la muerte tu método.

Tienes la opción entre la comprensión de los enfermos y el tratamiento por electroshock. Eliges electroshock.

Tienes la opción entre la incomprensión de la célula cancerosa y mi revelación de su secreto. Eliges seguir mintiendo.


[88/ W.R.]

Por eso tu casa sigue en la arena. Se derrumba el techo sobre tu cabeza. Se hunde el suelo bajo tus pies y te caes. Se rompe tu cañería de agua, el fuego desaparece tus campos. Se aleja la lluvia… bendición y protección hacia tus hijos e hijas.


Copyright © Author Angel Voset

Photography by pixabay.com

4 Comentarios »

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: